Respuesta a comunicado de Colciencias y Colfuturo ‘Revise sus recursos disponibles’ (Marzo 24, 2016)

Se habla en los medios de comunicación que Colciencias invierte alrededor del 70% de su presupuesto en formación Doctoral y de Maestría para Colombianos. Uno esperaría que el programa fuera diseñado y ejecutado de manera brillante, y que los estudiantes financiados recibieran suficiente atención por parte de Colciencias (y Colfuturo, entidad que administra los recursos), pues al fin y al cabo el éxito del programa se refleja en que los doctores regresen a Colombia y aporten a ‘construir país’. Puedo ser muy ingenuo, pero yo esperaría que dada la magnitud del programa, Colciencias diera a sus estudiantes un mensaje que es posible hacer ciencia en Colombia del mayor nivel y que además sea relevante para el país. Pero es muy decepcionante ser testigo de cómo frente al primer percance, Colciencias deliberadamente ‘abandona el barco’ y se abstiene de ofrecer cualquier apoyo a sus estudiantes frente a la adversidad. Me refiero al comunicado emitido vía correo electrónico el 24 de marzo de 2016 por Colciencias y Colfuturo a los beneficiarios de la convocatoria 568 de 2012, titulado ‘Revise sus recursos disponibles’, en el que se plantea a los estudiantes que busquen alternativas frente a la devaluación del peso colombiano frente al dólar, porque Colciencias no está en capacidad de ofrecer soluciones. Cabe aclarar que este es el primer comunicado oficial que recibo como beneficiario sobre la apreciación del dólar, rompiendo el silencio de la entidad en este sentido. El segundo párrafo del comunicado dicta

“Es de recalcar que el apoyo de Colciencias, a pesar de ser generoso en cuanto al monto y a su vocación de poder ser condonado por completo, nunca ha pretendido financiar la totalidad de su doctorado en el exterior. Por esta razón es necesario que revise nuevamente si los recursos disponibles son suficientes para cubrir lo que resta del programa o si hace falta recurrir a fuentes de financiación adicional.” [énfasis agregado]

Más allá de si es el deber de Colciencias financiar la totalidad del doctorado o no, me inquietan algunos aspectos. Primero, que la entidad se precia de financiar becas de doctorado de cientos de colombianos cuando es claro que esto no es lo que ocurre; lo cierto es que Colciencias aporta a la educación doctoral, y como tal, sólo cumple con una parte del proceso. Segundo, aún cuando Colciencias no se encarga de la totalidad del doctorado, sí establece rígidas condiciones de regreso al país para que el estudiante sea liberado de la obligación de pagar de vuelta el crédito a Colciencias. Tercero, para el estudiante en un principio no era claro que su doctorado no planeaba ser cubierto en su totalidad. Uno como aspirante a un programa de doctorado (tal vez ingenuamente) cree que un programa de formación doctoral auspiciado por el gobierno debe ser impecable y sin contratiempos. Cuarto, desde mi punto de visto personal, considero que Colciencias debería haber estructurado su programa para financiar menos estudiantes, pero ofreciendo la posibilidad de que todos terminaran su doctorado. Reconozco que este es un tema que se presta a un debate nutrido, al cual no le puedo hacer justicia en este escrito, así que dejo expuesto únicamente mi punto de vista.

El comunicado de Colciencias continúa informando el presupuesto disponible que a uno le queda en pesos, sugiriendo que es asunto de uno determinar si este monto es suficiente para culminar los estudios doctorales. De no ser así, el comunicado indica:

“…muy seguramente usted ya debió haber explorado varias de las alternativas que a continuación sugerimos, sin embargo no sobra repasarlas por si alguna le resulta novedosa o útil:

  1. Hablar con su tutor y con la universidad, explicando la situación. Explore con ellos distintas alternativas como: acortar al máximo el tiempo de su doctorado (sabemos que eso es difícil, si no imposible), competir por fuentes de financiación en conjunto y con el apoyo de ellos, conseguir un trabajo de investigación con su tutor o su universidad, que le permita complementar su ingreso, en un tema que le contribuya a su estudio doctoral.
  2. Explorar por fuentes de filantropía y financiación en la problemática que usted está estudiando.
  3. Contactar a otros estudiantes doctorales en el tema que usted está investigando (que estén haciendo su proyecto o ya lo hayan hecho). Conversar con ellos sobre posibles fuentes de financiación.
  4. Estructurar su trabajo de campo de tal manera que pueda hacer parte del mismo en Colombia, reduciendo sus costos de vida.” [énfasis agregado]

Lo que a mí me sorprende de estos cuatro enunciados es lo obvio y poco útil de estos. ¿Cabe considerar que dada la crisis que enfrento desde mediados del año pasado, no he pensado en acortar mis estudios, buscar fuentes de financiación alterna, o escribir la tesis en Colombia? Me ofende un poco que luego de indicar el poco dinero que me queda disponible, pasen a indicar soluciones que en nada me aportan. Me gustaría más bien que elaboraran sobre porqué el gobierno hasta ahora reconoce que hay una situación con la devaluación del peso, y sobre por qué Colciencias no ha establecido un ‘plan B’ para apoyarnos como beneficiarios de su programa de formación doctoral.

Causa inquietud también la falta de interés por conocer la gravedad de la crisis. Aun así la entidad no tenga la disposición de ofrecer alternativas, sí debería diagnosticar la gravedad de la situación. Dudo que Colciencias tenga cifras sobre cuántos estudiantes necesitan apoyo adicional o cuántos no podrían terminar sus estudios doctorales. Esto bajo cualquier contexto es el primer paso para alcanzar una solución.

Más allá del tono del comunicado y la falta de soluciones viable que este ofrece, deseo llamar la atención al mensaje de fondo que Colciencias ofrece. Para mí, como beneficiario del programa de formación doctoral, y visto en la obligación de regresar al país a realizar actividades de investigación, es claro que el panorama no es alentador. No estoy convencido que pueda desarrollar una carrera prolífica como investigador (comparado con estándares internacionales), cuando Colciencias no muestra ninguna empatía con el quehacer científico en Colombia. ¿Cómo esperan que regresemos y permanezcamos en el país cuando no recibimos ningún apoyo dada la primera adversidad? En este sentido deseo apuntar a una segunda problemática, para la cual todavía hay tiempo para desarrollar soluciones viables. Es necesario plantear el interrogante sobre cómo encadenar los doctores recién formados en las actividades de ciencia, tecnología e innovación.

Si nosotros como investigadores no expresamos nuestra inconformidad y solicitamos que el gobierno nos trate con seriedad, la ciencia en Colombia y los beneficios que esta puede aportar no serán vistos por las próximas generaciones. Necesitamos abrir un debate serio, incluyente y sostenido en el tiempo sobre temas cruciales como el aumento de fondos para investigación, las prioridades sobre las cuáles investigar, y la legislación actual para temas de ciencia y tecnología. Ante todo, espero que juntos podamos evitar un desperdicio del dinero de Colciencias, y de talento del país. Nosotros como doctores, si logramos graduarnos, contamos con un plan B, que es realizar investigación en países diferentes a Colombia. Estamos a tiempo para que nuestros esfuerzos den frutos en Colombia, y no en países donde se muestre más aprecio por nuestros esfuerzos. Yo pregunto, ¿dónde está el plan B de Colciencias frente a la devaluación del peso?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s